como gestionar tu marca en internet blog ecreative

Cómo gestionar tu marca en Internet



como gestionar tu marca en internet blog ecreative

Tener un dominio web con el nombre de tu empresa, es insuficiente. Ya sea porque estés comenzando una nueva empresa o simplemente porque buscas expandir tu marca, se necesita una presencia en la web social. Facebook, Twitter y sí también en un blog, ya que juegan ahora un papel fundamental en el mercado, conectando a las empresas con los clientes, socios y las industrias en general.

En esta oportunidad, te mostramos la forma de establecer rápidamente tu presencial social y cómo sacar provecho de cualquier esfuerzo que hagas en la publicación de contenidos desde tu propio blog.

Es difícil imaginar a día de hoy abrir una nueva empresa sin pasar previamente por una presencia en Internet, así que vamos a asumir que ya has registrado un nombre de dominio para tu empresa (algo así como www.miempresa.com) y que ya tienes al menos un punto de partida para tu negocio. Desde esta base, es relativamente fácil construir un círculo virtuoso de interacción social que se nutre de las audiencias masivas de Facebook, Twitter, Google Plus y desde luego tu propio blog.

Desarrolla un mensaje

Realmente no importa si eres un fontanero, un contratista de obras, restaurador o un consultor de marketing. No importa en qué negocio te encuentres, es casi seguro que tienes alguna experiencia de la que las personas puedan beneficiarse. La clave del éxito de la web social es ofrecer esa experiencia de una manera que proporcione un valor real a tus seguidores potenciales.

No te limites a pensar “tengo que hablarles a la gente de mi empresa para que la conozcan y se gasten su dinero en mi”. No va a funcionar. En su lugar, ten en cuenta qué habilidades y conocimientos queremos que se asocien con nuestra marca, y ofrécelos con un estilo que sean mensajes útiles y que sean fáciles de encontrar.

Incluso si lo que tienes en marcha es un servicio (ejemplo: reparación de frenos), seguro que tienes un montón de conocimientos valiosos para compartir con la gente en la web. Comparte con orgullo, y la gente te va a encontrar y te va a promocionar. Y cuando tus seguidores se encuentren en la necesidad de contar con servicios como los que tú prestas, serás el primer nombre que les llegue a su mente.

Blogs (sí siguen siendo relevantes)

Varios estudios de investigación han sugerido que los blogs están muertos. Pero para contenidos detallados sobre un tema centrado, pueden ofrecer a los visitantes de tu web un valor más profundo que lo que una página de Facebook o una cuenta de Twitter pueden dar. Un blog con una buena recopilación de cuestiones importantes sobre un tema (como, por ejemplo, la reparación de frenos) puede ayudarte a posicionar tu web en los resultados de búsqueda de Google junto a los sitios de tus competidores más grandes, dándote una visibilidad que de otra manera no podrías haber esperado.

Arrancar un blog es bastante fácil. La mayoría de empresas usan un sistema de blogs, como WordPress que el proveedor de hosting brinda a sus asociados, contando con un sólido respaldo para esta plataforma.

Usa tu blog como un escaparate de lo que tu empresa puede hacer y comparte un poco de conocimiento sobre cómo haces tu trabajo.

Si la web de tu empresa es simple y estática, mostrando poco más que una imagen de tu tienda y un párrafo o dos acerca de tus servicios, quizá entonces deberías plantearte que el blog sea la página principal. Con un diseño sencillo de dos columnas, puedes asegurarte de que los puntos básicos de tu empresa aparezcan en cada página del sitio, por lo que no estamos sacrificando información vital en absoluto.

Si tu página web es un poco más compleja, es bastante fácil de hacer del blog un añadido a lo que ya tienes. Sólo tienes que instalar el sistema de blog en una carpeta aparte (recomendada llamar “www.miempresa.com/blog”) y añade un enlace destacado en las otras páginas de la web.

Una vez que tu blog esté, puedes integrar fácilmente plug-ins y widgets que se conecten a tus cuentas de Twitter, Facebook o cualquier otro sitio social que deseas utilizar.

El principal objetivo aquí debe ser el contenido. Establece un horario de publicación y cúmplelo. Si se trata de una vez por semana, está bien. Sólo asegúrate de que cuando la gente venga a tu blog, no lo encuentren abandonado porque lo hayas estado descuidando en los últimos dos meses.

El objetivo es que la gente venga y encuentre mensajes interesantes que sean marcados como favoritos para consultarlos más adelante. Si eres un contratista de jardinería, piensa en compartir los pequeños trucos que cualquier persona puede aprender y usar en sus propios jardines. Inspira a tus visitantes mediante la publicación de las fotos de tus mejores trabajos. Muestra un poco de tu trabajo y sabiduría. Usa tu blog como un escaparate de lo que tu empresa puede hacer y comparte un poco de conocimiento sobre cómo haces tu trabajo. No tienes que dar información confidencial para que sea interesante, pero sí puedes recompensar a tus visitantes con un poco de formación y entretenimiento, de manera que estés construyendo una afinidad real entre los lectores y tu marca.

Recuerda, siempre publica contenido valioso y útil, lo que debe ser el núcleo de tu estrategia social.

Tener una docena de pocos seguidores que realmente se interesan por lo que tienes que decir va a ser mucho más valioso para tu negocio que 10 000 seguidores que no te hacen caso.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 + 17 =