E-mail marketing, herramienta sencilla y eficaz – Parte 1



Posiblemente una de las formas más sencillas y rápidas de llegar a los consumidores. Pero también aquí debes diseñar una estrategia y segmentar muy bien a quién diriges tus mensajes.

Aunque pueda ser muy tentador comprar bases de datos para llegar a más gente, realmente este tipo de acciones no tienen buenos resultados. Lo peor que hay es que el consumidor reciba mensajes que no tiene nada que ver con él. Cuando alguien ha demostrado algún interés por tu producto, tienes el 50% de la compra garantizada.

Una base propiamente dicha

Hay muchas formas de generar tu propia base de datos. Por ejemplo, si tienes una página en Facebook, pones un formulario para que la gente se registre y les dices que si dejan su e-mail van a recibir información especial o descuentos especiales por ser miembro de tu comunidad en Facebook. También puedes hacer acciones conjuntas con empresas que tengan un público afín a tu marca. Le pedimos que ofrezca a sus suscriptores un regalo o alguna oferta a cambio de que se sumen a tu red de suscriptores. Son acciones que funcionan genial porque si a la gente les interesa el regalo, querrán sumarse y seguir recibiendo información. Es preferible tener 5 000 correos de personas interesadas –si ha visto tu fanpage significa que le interesas un poco-, a tener cinco millones de personas que no quieren nada contigo. Porque vas a gastar dinero en hacer e-mail marketing y nunca te van a comprar. No vas a tener retorno.

[idea]El e-mail marketing es una de las herramientas más sencillas y eficaces para llegar a nuevos clientes y fidelizar a los actuales.[/idea]

 

Tu propuesta de valor

Una vez que tengas tu base de datos, debes hacerte, de nuevo, las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son las características de ese público?
  • ¿A qué se dedica?
  • ¿Qué hace en su tiempo libre, cuáles son sus intereses?
  • ¿Qué problema tiene que yo con mi producto le podría resolver?
  • ¿Cuál es el mejor horario para llegar a él?
  • Y si nos tenemos en cuenta algo más avanzado, podemos pensar ¿en qué dispositivo se lo voy a mandar?

Una vez que tienes resueltas esas preguntas ahí puedes empezar a determinar cuál es tu propuesta de valor. Qué propuesta le vas a ofrecer con tus campañas de marketing.

[alert style=”warning”]Recuerda regresar para ver la segunda parte de este artículo, donde encontrarás: Qué puedes enviar, los momentos más adecuadas para realizar tu envío y las herramientas que te ayudarán[/alert]

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × cuatro =